El tenis: Breves fundamentos técnicos y tácticos

Cuando uno se pregunta acerca de qué es el tenis y cuales son las causas que le han llevado a practicarlo -con mayor o menor destreza-, seguro que le vienen a la cabeza numerosas razones, que pueden variar dependiendo de la personalidad de cada individuo y sus diferentes circunstancias vitales.

Sin embargo, e independientemente de cada aspecto particular, seguramente la mayor parte de nosotros estará de acuerdo de que se trata de un deporte que nos ayuda a descargar tensiones, aumentar la competitividad, evadir problemas cotidianos, descubrir nuevas amistades, mejorar el sentido de la coordinación y el equilibrio, etc… Por supuesto que, además de todo esto, el concepto sobre el tenis va evolucionando según el grado de interés y nivel de competición con que cada uno lo afronte: no es igual tener 15 años y ver depositadas en el tenis las ilusiones de llegar al profesionalismo, que haber sobrepasado ya la categoría de veteranos y concebirlo como un motivo de disfrutar del ejercicio en compañía de amistades, o bien continuar ejercitándolo con absoluta pasión competitiva, formando parte de lo que se podría denominar categoría de “semi profesionales”, lo cual resulta realmente admirable y digna de elogio.

En cualquier caso, para unos y para otros, e independientemente de las diferentes visiones y sensaciones que nos transmita el embrujo tenístico, a continuación pasaremos a explicar los aspectos fundamentales que estructuran la técnica y la táctica del tenis y que nunca deben olvidarse:

EL TERRENO DE JUEGO:

La práctica del tenis homologado se realiza en un rectángulo de juego liso -denominado en español pista o cancha-, cuyas medidas son de 23,79 metros de largo por 8,23 metros de ancho. Dicho terreno está dividido en su mitad por una red, la cual se haya suspendida a una altura del suelo de 915 centímetros en su parte central y 106 centímetros en su margen lateral cercana a los postes de sujeción. Por su parte, los pasillos laterales, válidos para el juego de dobles, tienen una anchura de 1,37 metros.

LA RAQUETA:

Existen infinidad de marcas y conceptos distintos de raquetas, en relación con las diferentes edades, y características del jugador/a que vaya a hacer uso de ellas. A grandes rasgos podríamos destacar que la reglamentación indica que el tamaño de la raqueta debería estar comprendido entre los 81,28 cm de altura y los 31,75 cm. de anchura de la cabeza. Sin embargo, no existe una normativa específica que afecte a su peso o a su forma, motivo por lo cual se pueden ver diferentes aspectos de raquetas, más o menos redondeadas, ovaladas o semi-triangulares. No obstante, los pesos más habituales oscilan entre los 225 a los 350 gramos, con empuñaduras de tamaño comprendido entre los 10 y los 11,6 centímetros.

Por su parte, los materiales más utilizados en su elaboración son el aluminio, acero, plásticos, fibras o mezcla de metales con fibras (carbono o vidrio). Los cordajes más utilizados son principalmente el sintético -el más duradero- y el de tripa natural -más caro y menos longevo-. El grosor del mismo también difiere en milímetros, adecuándose a las características de cada jugador y a su potencia de golpe.

LA PELOTA:

También en este apartado fundamental nos podemos encontrar con diferentes fabricantes y modelos, recomendándose adquirir aquellas que nos resulten más cómodas por su diferente grado de dureza, así como por nuestra exigencia en cuanto al nivel de desgaste que seamos capaz de tolerar. Normalmente, cuanto mejor sea la pelota y los materiales con que se ha elaborado, mayor durabilidad ésta tiene en circunstancias de uso similares, siempre y cuando no se vea afectada por la humedad.

Podemos destacar que hoy en día los fabricantes ofrecen dos tipos de pelotas en cuanto a su técnica de elaboración: las presurizadas y las que no mantienen presión interna, siendo estas últimas, en líneas generales, las más duraderas. En cuanto a su tamaño, lo más habitual continua siendo el de 6,35 cm. de anchura, aunque últimamente han aparecido pelotas algo mayores, cuyo objetivo fundamental es ralentizar el juego y permitir una mayor visibilidad de su bote.

LA EMPUÑADURA:

Por empuñadura nos referimos a la forma de coger la raqueta con la mano. Existen diversas posibilidades dependiendo de cada tipo de jugador y del golpe que vaya a ejecutar. En cualquier caso, lo más importante es que la empuñadura resulte cómoda, pero siempre combinando criterios de firmeza y flexibilidad. Estas son las más corrientes:

a) CONTINENTAL: Es la más apropiada para ejecutar el servicio y la volea. Su nombre responde al hecho de que en los inicios del tenis era la que predominaba dentro de la denominada “escuela europea”. Está a medio camino entre la empuñadura Este de derecha y la de revés, agarrando la raqueta como si ésta fuera un martillo con el que clavar una punta con el canto de la cabeza de la raqueta.

b) ESTE DE DERECHA: Se utiliza principalmente para ejecutar los golpes de derecha con la máxima potencia, así como para la volea de derecha y el globo. Debe su nombre a que era la que más se utilizaba en la costa Este de los Estados Unidos. Se la conoce también como empuñadura de “estrechar la mano”, ya que la palma de la mano se coloca por detrás del mango, rodeando éste con el pulgar, como si se realizara un apretón de manos con la raqueta. También suelen utilizarla los jugadores principiantes para aprender a sacar.

c) ESTE DE REVES: Como su nombre indica, es la más apropiada para la mayor parte de los golpes de revés, así como también para el globo y determinadas voleas de aprendizaje. Es una empuñadura sensible, aunque no carente de potencia, que se logra al colocar la palma de la mano por encima del mango y girar la raqueta hacia dentro 90º.

d) EMPUÑADURA OESTE O SEMI-OESTE: Es la más aconsejable para los golpes de fondo agresivos y con mucha carga de liftado. Se logra al colocar la palma de la mano por debajo del mango. Así, el punto de contacto se produce cerca del cuerpo y es aconsejable mantener las piernas abiertas para obtener un mayor equilibrio y control sobre la pelota.

EL SERVICIO:

El servicio -o saque- es, sin ninguna duda, una de las principales armas que ha de manejar con solvencia un jugador que pretenda alcanzar un nivel de cierta altura. Esto no significa que aquél que posea un mejor saque adquiera la categoría de imbatible frente a su oponente, pero sí que dispondrá, cuando menos, de una gran parte del camino allanado. Este factor cobra mayor importancia en un período como el actual, en el que gracias a los nuevos materiales ligeros empleados en la fabricación de raquetas y a la mayor capacidad atlética de los tenistas, la velocidad del saque ha aumentado en gran medida con respecto a la década pasada.

No existe un servicio que se pueda denominar como perfecto o incontestable a la hora de restar, ya que todo depende de la técnica específica que posea el jugador para realizar cualquiera de sus variantes. En cualquier caso, lo más aconsejable es aplicar una gran variedad de golpes, y en saber adaptar estos a la situación particular de cada fase del partido y del tipo de superficie en la que se está jugando.

Existen tres modalidades básicas en la ejecución del servicio:

a) SERVICIO LIFTADO: Se trata de un saque en cuya ejecución se imprime un efecto lateral (de izquierda a derecha, para diestros; y de derecha a izquierda, para zurdos), que provoca un bote alto y profundo que incomoda al restar. Suele practicarse fundamentalmente en segundos servicios, aunque tampoco resulta desdeñable de vez en cuando como primer servicio, si se es capaz de combinar una fuerte carga de liftado con considerable potencia. Este servicio suele ejecutarse con empuñadura continental, lanzando la pelota por detrás de la cabeza y realizando una mayor flexión de piernas y arqueo de espalda para conseguir un efecto de “muelle”. La velocidad y la desviación que realice la pelota al botar dependerá de la combinación entre la potencia de golpeo de arriba-abajo (mayor velocidad) o izquierda-derecha (mayor apertura de ángulo).

b) SERVICIO CORTADO: También suele ser utilizado como segundo saque, excepto en superficies como la hierba, que al no permitir un bote alto de la pelota suele causar serias dificultades, sobre todo si éste es realizado por auténticos especialistas. Técnicamente, el servicio cortado produce un efecto lateral de derecha a izquierda, en el caso de un jugador diestro, y viceversa, en el caso de un zurdo, acompañado por un bote más bajo de la pelota. La empuñadura más aconsejable es la continental, ya que de esta manera se permite liberar la muñeca con más facilidad y, además, no permite que el restador pueda leer con antelación el tipo de servicio que se pretende ejecutar.
En este tipo de servicio no es necesario forzar un arqueo de espalda ni una flexión de piernas tan acusada como en el saque liftado, aunque sí es conveniente un acompañamiento del brazo con el cuerpo hacia delante. En cuanto al efecto producido, éste dependerá en gran medida de la aceleración imprimida por la muñeca a la cabeza de la raqueta de arriba-abajo y de derecha a izquierda (o izquierda-derecha, para zurdos).

c) SERVICIO PLANO: Suele ser la modalidad más utilizado como primer saque por los jugadores profesionales, aunque no por todos. Con este servicio se puede imprimir una mayor velocidad a la pelota, aunque a costa de perder algo de control. No obstante, cuando es esgrimido por los grandes sacadores se convierte en un arma de enorme importancia, debido a la aceleración que adquiere la pelota, que impide la colocación apropiada del restador para devolverla con garantías.

EL GOLPE DE DERECHA:

El golpe de derecha o “drive” es el que más seguridad ofrece, especialmente a los jugadores que se inician en el tenis. Resulta el más sencillo de ejecutar porque se tiende a tener un mayor control sobre la pelota. En la inmensa mayoría de las ocasiones, se trata de un golpe que se suele ejecutar con una sola mano, aunque existen excepciones que lo realizan empuñando la raqueta con ambas manos. Existen tres tipos de golpes de derecha:

a) DERECHA LIFTADA: Su objetivo es conseguir que la pelota salve la red mediante una trayectoria más bombeada de forma que, posteriormente, provoque un bote alto, profundo y, por ello, difícil de controlar. Esto se consigue al usar una empuñadura Este u Oeste y, en cuanto a su técnica de ejecución, ha de encontrarse el centro de la cabeza de la raqueta por debajo de la pelota, para realizar un golpeo de abajo a arriba, efectuando una efecto de “cepillado” exterior con una presión firme de la muñeca al empuñar. El impacto con la pelota ha de producirse a la altura de la pierna adelantada y a una distancia cómoda del cuerpo. A partir del golpeo, el brazo y la muñeca aceleran la cabeza de la raqueta, llevando el brazo por detrás de la espalda, como si éste tendiera a enroscarse en el cuello. Por último, al terminar el golpe deberemos recuperar nuevamente la posición de preparados.

b) DERECHA PLANA: Es la más sencilla de ejecutar. El desplazamiento de la raqueta será de atrás hacia delante en línea recta y para ello se deberá girar los hombros hacia el lado del golpe, mientras la raqueta ya se encuentra en movimiento de retroceso preparatorio. Durante el impacto, el golpeo se ejecutará por delante del cuerpo con el brazo extendido hacia la pelota, mientras que el peso del cuerpo se irá desplazando hacia ser soportado por la pierna más adelantada. La terminación del golpe será con un movimiento hacia delante con el brazo y la raqueta extendidos, y el talón del pie retrasado levantado para obtener así un mayor equilibrio de balanceo.

c) DERECHA CORTADA: Se utiliza fundamentalmente como golpe defensivo, al llegar a la pelota tarde o en una situación de desplazamiento evidente del centro de la pista. También resulta un arma de gran valía para obtener dejadas o voleas con mayor control. Se trata de un golpe que provoca que la pelota gire en sentido inverso al de su trayectoria, lo que produce que ésta se desplace , lentamente, más lejos en línea recta, provocando que su bote sea bajo y rápido.

Para ejecutar correctamente la derecha cortada habrá que dirigir los hombros hacia el lado del golpe manteniendo la raqueta abierta, es decir, con el canto de la cabeza formando un ángulo obtuso, para impactar a la pelota con las cuerdas ligeramente inclinadas. Los pies deberán avanzar hacia la bola en posición cerrada, es decir, con el izquierdo adelantado, y la culminación deberá realizarse con la raqueta extendida y ligeramente inclinada.

EL GOLPE DE REVÉS:

Se trata de un golpe que, habitualmente, cuesta un mayor trabajo de realizar con perfección, ya que muchos jugadores lo suelen esconder en beneficio de poder utilizar mayormente su derecha o drive. Sin embargo, una vez dominado con maestría, puede hacer subir notablemente de nivel al jugador, equilibrando su técnica y posición en la pista -evitando así realizar desplazamientos innecesarios- y convirtiéndose en una de sus principales argumentos tenísticos. Existen dos tipos de golpes de revés:

a) REVES CORTADO: Es un golpe que, en la mayoría de los casos, es utilizado con carácter defensivo o de recuperación de la posición, aunque no por ello también puede ejecutarse como una base de ataque sobre pelotas altas a mitad de pista o como respuesta válida de control ante un servicio liftado. La preparación del golpe ha de realizarse con una empuñadura continental o Este de revés, llevando la raqueta abierta hacia atrás, prácticamente a la altura de los hombros, para poder entrar desde arriba y contactar con la pelota a la altura del pecho. En todo momento hay que mantener la tensión de la muñeca firme y evitar realizar movimientos o giros bruscos con los hombros, torso o cadera. Tras ejecutar el golpeo de la pelota, es importante acompañar éste alargando la mano e intentando no descender la punta de la raqueta por debajo del nivel de la red.

b) REVES LIFTADO: Resulta un golpe muy efectivo para mantener al contrario en el fondo de la pista, ya que la pelota saldrá despedida a considerable altura al botar y hará más incómoda su devolución, evitando que el oponente pueda subir a la red. También es muy útil para colocar passings ofensivos que sorprendan y desborden al rival cuando éste se halle en situación de volear.
Para su correcta ejecución, la raqueta ha de venir desde abajo para poder impactar a la pelota durante la trayectoria de subida, pudiendo así cargarla de liftado o rotación. La muñeca, por su parte, ha de acelerar la cabeza de la raqueta con ímpetu y con poco recorrido, por lo que si se ejecuta a una sola mano, el revés liftado bien realizado necesita de una buena base muscular. Por el contrario, en caso de llevar a cabo el golpe empuñando la raqueta con ambas manos no es necesario aplicar tanta fuerza a la muñeca, ya que existiría una segunda mano de apoyo. Tras el impacto, la mano ha de seguir acelerando la raqueta. Si se ha ejecutado a dos manos, la segunda termina por soltarse para no frenar el recorrido de la mano directriz.

LA VOLEA:

La volea es uno de los golpes que mayor satisfacción produce cuando está bien realizado. Su mayor dificultad no radica en su correcta ejecución, sino más bien en lograr una adecuada colocación para llevarla a cabo. Hay que pensar que, al estar en las cercanías de la red y al caracterizarse por impactar la pelota antes de que ésta toque el suelo, el tiempo de preparación de la misma es muy reducido, ya que, además, la distancia del campo con respecto a la situación del rival se acorta considerablemente. Pese a todo, se trata de un golpe que para ser realmente efectivo ha de buscar el punto ganador o, cuando menos, la preparación de una segunda volea en situación claramente ventajosa de forma que esta vez sí se pudiera rematar para finalizar el punto. Lo cierto es que al tratarse de un golpe que cuenta con muy poco margen de maniobra, el hecho de realizarlo con plena confianza y de forma decisiva y continuada está al alcance de jugadores muy talentosos.

a) VOLEA DE REVES: Se puede ejecutar a una o dos manos, tratándose en ambos casos de un golpe eminentemente de ataque y que busca decidir el tanto cuanto antes, tanto si se ejecuta de forma profunda, buscando los ángulos o la líneas de fondo, o amortiguando la pelota para conseguir una dejada. En cualquier caso, y este consejo se puede aplicar en todos los tipos de volea, lo más importante es tratar de encontrar el punto definitivo en uno o, máximo, dos golpes. Si nos mantenemos peloteando desde la red por más tiempo, las posibilidades de obtener el obtener el punto a nuestro favor disminuyen considerablemente.

La empuñadura más aconsejable es la continental, ya que nos ayuda a cambiar a volear de derecha de manera más ágil sin necesidad de cambiarla. En cuanto a la preparación, es aconsejable iniaciar la aproximación a la red después de un golpe profundo y angulado, que nos conceda notables garantías de no ser pasados sin dificultad por el contrario. Así, durante el acercamiento a la red se debe llevar la raqueta adelantada y que la cabeza de ésta alcance aproximadamente la altura de la propria nuestra, y siempre sin desviar la atención de la pelota. El golpeo ha de efectuarse con el brazo algo flexionado, a una distancia adelantada, pero cómoda del cuerpo, y con un leve giro de hombros como acompañamiento. La muñeca, por su parte, ha de mantenerse firme y controlando en todo momento la cabeza de la raqueta, para que ésta no baje nunca del nivel de la red, y al mismo tiempo transferir el peso del cuerpo sobre el pie más adelantado (siempre la pierna opuesta al golpe). El acompañamiento del golpe ha de ser no muy acusado, ya que nos debe dar tiempo a pasar a la posición de preparados para esperar la posibilidad de conectar una segunda volea con plenas garantías. En caso de optar por una volea muy cortada, el golpe habrá de acompañarse ligeramente con un gesto descendente y, a la vez, hacia delante, con objeto de que la pelota alcance una mayor rotación.

b) LA VOLEA DE DERECHA: Cualquiera de los consejos relatados anteriormente para la ejecución de la volea de revés nos puede resultar asimismo válido para su homónima de derecha. Así, la empuñadura aconsejable es la continental, por ser la que agiliza más el golpeo desde cualquier posición. La distancia más equilibrada de la red habrá de rondar los 2 ó 3 metros, aunque si bien es cierto que cuanto más cerca de ésta resulta más fácil definir el punto, no lo es menos que con el riesgo añadido de ser también más vulnerable al passing del adversario.

La preparación del golpe parte de mantener las rodillas ligeramente flexionadas y llevando la raqueta levemente hacia atrás, aunque no más allá del hombro. El momento del golpeo ha de producirse justo por delante del cuerpo, manteniendo éste ligeramente ladeado por la rotación de los hombros. Inmediatamente, el peso del cuerpo habrá de transferirse al pie adelantado y el movimiento del brazo será de acompañamiento, aunque corto, ya que habrá que recuperar posición rápidamente por si hiciera falta volear de nuevo. En todo momento durante la volea, la empuñadura y la muñeca habrán de mantenerse firmes.

EL GLOBO:

Tanto en su ejecución de derecha como de revés, se trata de un golpe muy interesante en determinados momentos del partido, ya que puede convertirse en un descongestivo en situaciones de presión acentuada por parte del adversario desde la red, lo que le obligaría a retroceder y volver a reiniciar el punto, con el consecuente cambio de ritmo que ello conlleva o, incluso, ganarle directamente el punto. Asimismo, también puede ser aconsejable en momentos en que nos encontramos muy descolocados en la pista tras devolver una bola profunda y angulada, de forma que nos permita volver a recuperar la posición equilibrada en la pista para volver a la lucha.

Su ejecución es muy similar a la del golpe de derecha de fondo de pista, aunque manteniendo ésta en una posición de inicio más baja y con la cara más abierta en el momento del contacto y terminando el golpe con la raqueta más elevada. El toque, apoyado en una empuñadura firme, aunque flexible, ha de ser suave y preciso y, a ser posible, se le debe añadir una carga de liftado a la pelota para que pueda subir más alto y desplazarse más profundamente tras el bote, dificultando aún más su devolución. Una vez ejecutado el globo, se volverá a la situación de preparados para poder contrarrestar nuevas medidas defensivas, si el resultado no hubiera sido plenamente satisfactorio, o bien aprovechar para iniciar un contraataque sorpresivo si hemos logrado desplazar y alejar suficientemente al adversario.

EL REMATE:

En caso de que se realice correctamente, el remate es uno de los golpes más decisivos del tenis en cuanto a su eficacia para conseguir puntos directos. Su ejecución es similar a la del servicio, aunque al contrario que éste, se realiza con la bola en juego, por lo que se exige una mayor movilidad y coordinación de los movimientos, especialmente en el juego de piernas.
Una vez vislumbrada la posibilidad de acometer un remate, desde la posición de preparados deberemos movernos hacia atrás -o hacia delante, en la minoría de los casos-, desplazándonos con pasos laterales, ya que resulta mucho más sencillo y rápido hacerlo así que hacerlo directamente hacia atrás. Además, la colocación ligeramente ladeada es mucho más eficiente que la frontal, evitando que la pelota vaya directa a la red. Es muy importante durante el movimiento de aproximación al impacto el hecho de poder ir apuntando a la pelota con la mano libre, un método muy útil para obtener una correcta posición y mantener en todo momento el equilibrio. El golpeo ha de producirse manteniendo una empuñadura firme -se aconseja la continental- pero flexible y a la mayor altura posible para poder incrementar la potencia de la pegada. Una vez impactada la bola, buscaremos una vez más situarnos en la posición de preparados, de cara a prevenir posibles respuestas del adversario.

About these ads

7 respuestas a El tenis: Breves fundamentos técnicos y tácticos

  1. Daniel Andrade Castro dice:

    Les agradeceria me enviaran concejos practicos o la forma tecnica de entrenar estos golpes en el muro y durante que tiempo se recomienda hacerlo diariamente.

  2. tenisvspadel dice:

    Daniel yo creo que depende de lo que busques necesitaras mas tiempo o menos , la forma lo propio sería tener a alguien que te fuera corrigiendo los errores o visualizando la forma de hacerlo correctamente

  3. Jeyson dice:

    Saludos, tengo un torneo la próxima semana y quisiera saber que puedo hacer para ganarlo si nunca he jugado Tenis.
    Tengo raqueta y hoy compre 3 pelotas.

  4. pepita perez dice:

    gracias encontre la tarea

  5. meliza dice:

    dar mas explicacion acerca de las tecnicas del tennis y ser un poco mas breves en la explicacion

  6. Ana dice:

    hola quiero decir que osea

  7. juan sebastian dice:

    me parese magnifico las personas representan el tenis y que hay muchos jugadores exelente

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: